Primer Círculo de Luna Llena de Sanación Femenina (16/10/16) a las 17h.






En la antigüedad, las mujeres vivían conectadas con su propio cuerpo, conocían todos sus procesos utilizando la intuición para saber qué sucedía.

Hoy en día, vivimos en una sociedad regida por su ritmo frenético, sin permitirnos escuchar nuestro propio cuerpo y confundiendo los avisos de este por enfermedades.

La mujer vive en un ciclo constante, al igual que la naturaleza tiene cuatro estaciones y la luna cuatro fases. Las mujeres somos cíclicas y cambiantes.

En cada etapa de la vida, la feminidad se vive de una forma diferente. La adolescencia, la maternidad, la menopausia, sólo son diferentes fases. Tener la menstruación es una parte de este ciclo y lo que debería de ser natural, para muchas mujeres se convierte en un tabú, una molestia, una enfermedad, por estar desconectadas de su propio cuerpo y de sus procesos.

En estos círculos de Sanación, se nos enseñará como podemos volver a conectar con nuestro propio cuerpo y con nuestro poder personal. Es una experiencia transformadora donde se inician profundos cambios, un apoyo para sanar y equilibrar todos los aspectos de nuestra feminidad. Una bonita forma de ayudar a las mujeres a crecer en bienestar, confianza, autoestima y conexión con el propio poder personal.

Estos Círculos de Sanación Femenina se realizan según las fases lunares. Cada una es diferente y tiene un enfoque distinto. Son un lugar de confianza en un ambiente cálido, donde se comparte para crecer.

Si te resuena y quieres formar parte de estos grupos de Sanación, contacta con nosotros.

¿Qué se necesita traer? 2 cuencos (uno para el agua y el otro para poner una vela de té), una vela pequeña (de té), un fular o pañuelo largo y falda larga.

Se requiere la dirección de correo electrónico.

Námaste.


Charla "Sanación Femenina", día 9 de octubre a las 17h.

Publicidad Imagina radio (103.9)

 (sentimos no poder traducir a otros idiomas)
                                             








Esta charla va dirigida principalmente a las mujeres, aunque también puede asistir el género masculino, ya que todos disponemos de una parte femenina y otra masculina. La salud, viene dada por el equilibrio entre estas dos fuerza.  


INTRODUCCIÓN


En la antigüedad, las mujeres vivían conectadas con su propio cuerpo, conocían todos sus procesos utilizando la intuición para saber qué sucedía.

Hoy en día, vivimos en una sociedad regida por su ritmo frenético, sin permitirnos escuchar nuestro propio cuerpo y confundiendo los avisos de este por enfermedades.

La mujer vive en un ciclo constante, al igual que la naturaleza tiene cuatro estaciones y la luna cuatro fases. Las mujeres somos cíclicas y cambiantes.

En cada etapa de la vida, la feminidad se vive de una forma diferente. La adolescencia, la maternidad, la menopausia, sólo son diferentes fases. Tener la menstruación es una parte de este ciclo y lo que debería de ser natural, para muchas mujeres se convierte en un tabú, una molestia, una enfermedad, por estar desconectadas de su propio cuerpo y de sus procesos.

Esta charla, es una pequeña introducción a la esencia femenina, cómo podemos volver a conectar con nuestro cuerpo y con nuestro poder personal.

El propósito: presentar los círculos de mujeres y los talleres grupales que se realizarán una vez al mes. Son una experiencia transformadora que inician profundos cambios, un apoyo para sanar y equilibrar todos los aspectos de nuestra feminidad. Una bonita forma de ayudar a las mujeres a crecer en bienestar, confianza, autoestima y conexión con el propio poder personal.

Trataremos las fases del ciclo, la “copeta” menstrual y finalizaremos con una pequeña meditación de conexión.

La charla es para todos los públicos, aunque a los círculos de mujeres solo pueden asistir las mujeres que ya hayan tenido la primera menstruación y sin edad máxima.

Estos Círculos de Sanación Femenina se realizan según las fases lunares. Cada una es diferente y tiene un enfoque distinto. Son un lugar de confianza en un ambiente cálido, donde se comparte para crecer.

Equilibrio, paz, conocimiento...si lo tenemos al alcance de nuestra mano, ¿por qué no dar rienda suelta a nuestra curiosidad?